Facebook   Instagram   Linkedin  
Noticias

Cuenta Pública: El Chile del futuro.

El pasado viernes 1 de Junio, el Presidente de la República, Sebastián Piñera, dio cuenta del estado del país en la Cuenta Pública 2018, en donde tambien dio a conocer los lineamientos generales que enfrentará su gobierno en los próximos 4 años. Cambios y reformas a diversos ámbitos del país fueron anunciados, pero también se dio cuenta de un detalle importante: El Chile del futuro. Nuestro país debe aceptar que el cambio tecnológico llegó para quedarse y ello impactará no solo en nuestras formas de vida, sino que también en los empleos y cómo nos enfrentamos a un mundo globalizado y en que las carreras tradicionales deben adaptarse a un nuevo entorno más digital y cada día más competitivo.

En esa línea, el Presidente Piñera mencionó muchas veces en su discurso, que el futuro debemos trabajarlo entre todos desde ahora: "los desafíos de los tiempos modernos, que son muchos, que representan problemas, pero también oportunidades y que tenemos que enfrentar ahora con una nueva visión de futuro." señaló. También dio cuenta de los problemas actuales y que seguirán en crecimiento, tales como el envejecimiento de nuestra población y la menor cantidad de niños que nace al año en Chile.

"Hoy día tenemos cerca de 75 mil adultos postrados y más de 500 mil chilenos que ya pertenecen a la cuarta edad, es decir, mayores de 80 años. Y esos números van a seguir creciendo, y tenemos que prepararnos para enfrentar esa realidad. La segunda razón es porque cada día nacen menos niños. Y eso no es bueno para nuestra sociedad. Y por eso, proteger la familia, fomentar la natalidad, acompañar a nuestras madres, especialmente a aquellas que enfrentan embarazos vulnerables, es un imperativo moral que nuestra sociedad no puede eludir." señaló el mandatario.

El cambio climático y el calentamiento global, que son dos realidades que hace mucho tiempo están golpeando y afectando a nuestro país y que son, en parte, los responsables de la enorme sequía que estamos enfrentando desde hace ya más de 5 años, y que exigen cambios drásticos en las políticas y en las conductas para compatibilizar el desarrollo con la protección de nuestro ambiente, naturaleza y nuestra forma de vida, y también, para prevenir y mitigar las consecuencias de esta amenaza, que sin duda ya están presentes y se van a acentuar en el futuro, mencionó el presidente.

Finalmente, expuso: "Y tercero, y esto es algo que tiene extraordinaria urgencia, prepararnos para enfrentar la Revolución Tecnológica. En los últimos 20 ó 30 años experimentamos una Revolución Tecnológica que cambió nuestras vidas en forma muy amplia y profunda. Esa revolución, que ustedes la conocen, ya es historia. Y que incorpora cosas como el Internet de las cosas, la robótica, la inteligencia artificial, las impresas 3D y 4D, la realidad virtual y ampliada, la nanotecnología y muchas otras revoluciones más. Y en esta materia es bueno preguntarnos ¿Está Chile preparado para enfrentar esta enorme revolución y este gran desafío? Todos los expertos señalan que la libertad, la creatividad, la calidad de la educación, la inversión en ciencia y tecnología, la flexibilidad de la sociedad, la capacidad de innovar y de adelantarse a los tiempos y un Estado moderno, van a ser la diferencia entre aquellos países que podrán subirse a esta Revolución Tecnológica, y aquellos a los cuales simplemente les va a pasar por encima. Por ejemplo, en los próximos 20 o 30 años la mitad de los trabajos que hoy día conocemos, van a ser reemplazados por robots. Y también, se van a crear nuevos trabajos." cerró.

La pregunta final es ¿hacia dónde vamos o hacia dónde queremos ir? ¿Hacia aquellos lugares donde se destruyen los trabajos viejos o hacia aquellos lugares donde se crean los trabajos nuevos? Y la pregunta más de fondo es ¿Estamos preparados para enfrentar esta esta Revolución Tecnológica? O tal vez, una pregunta más simple, ¿Nos estamos preparando para enfrentar esa Revolución Tecnológica?. Es necesario visualizar las oportunidades que nos entrega el entorno y que las hagamos nuestras. Con ello nuestro trabajo actual o futuro, no sólo será fuente de ingresos, sino que también entregará sentido a nuestras vidas.

¿Hacia donde vamos?
¿Hacia donde vamos?